Comienza a percibir el éxito en el invierno de 2015 en Milán, pero el camino de llegada ha sido largo y complicado. Betty Doll no es una simple muñeca de trapo, es un faro de esperanza, es una historia para contar, la historia de la diseñadora Elisabetta Franchi. Una compañera de juego, pero sobre todo una compañera de vida que, incluso en los momentos más difíciles, ha conseguido dar valor e inspirar a la gran estilista y creadora de la marca homónima. Betty, ha sido una amiga, una auténtica amiga, de aquellas que te permiten creer en los sueños y que logran guiarte a través de los obstáculos. El sueño de Elisabetta Franchi, mientras abrazaba con fuerza a la pequeña Betty, era permitir que todas las mujeres del mundo llevasen sus vestido, poder envolverlas como en un abrazo, de la misma manera que hacía con Betty cada noche. Así nace en 2015 lo que pronto se transformó en un auténtico objeto de deseo para todos los coleccionistas y apasionados de moda. Confeccionada completamente de tela cosida a mano, con cabello largo rubio, Betty acompaña a la mujer Elisabetta Franchi de una temporada a la otra, luciendo las prendas más elegantes y representativas de las colecciones.

Pero no es la única. La Betty Doll tiene una compañera, la Betty Doctora que, como mascota de la Fundación Salesi Onlus, tiene una misión muy importante: regalar una sonrisa a los niños del hospital Salesi in Ancona. El viaje para llegar a las pasarelas de todo el mundo comenzó muy lejos, y por ello, Betty es determinada en acompañar los sueños de Elisabetta Franchi por mucho tiempo más, y regalar esa luz de esperanza y confianza que todos buscan...¡y que ahora saben que pueden abrazar!

SHOP ONLINE

- Próximamente -
- Próximamente -
- Próximamente -
264,00 €
264,00 €